La diabetes puede perjudicar tu salud dental

Este año, el tema elegido para ser el epicentro de todas las miradas durante el Día Mundial de la Salud ha sido la diabetes. La lista de personas que sufren esta patología crónica aumenta cada año, y se define por un aumento de la glucosa en la sangre debido a la falta de insulina, ya que el páncreas no produce la suficiente. La insulina, si desconoces su utilidad, es la encargada de llevar el azúcar a nuestros músculos e hígado.

Existen dos tipos de diabetes, dependiendo de la capacidad de producir insulina del páncreas: si no se produce la necesaria, hablamos de una diabetes de tipo 2, y si ni siquiera produce (provocando que el azúcar permanezca en la sangre), de tipo 1. Las consecuencias de esto pueden ser muy graves si no se trata en consecuencia, ya que puede ocasionar problemas cardiovasculares, renales y gingivales.

Un elevado nivel de azúcar en sangre puede provocar una mayor susceptibilidad de desarrollar problemas de encías y periodontales, además de otros problemas bucales como la candidiasis, caries en las piezas dentales o inflamaciones. Para evitarlos, la solución es controlar fuertemente nuestro nivel de azúcar en sangre, así como mantener una higiene bucal perfecta.