fbpx

Cómo evitar la sequedad bucal

Todos hemos sentido alguna vez esa sensación de sequedad bucal y falta de saliva, que incluso nos impide hablar o comer con comodidad. La saliva es un elemento fabricado por nuestro propio cuerpo a través de las glándulas salivales, cuyas cifras de producción pueden llegar incluso hasta los 2 litros diarios. Su función es muy clara: ayudarnos durante la masticación y deglución de los alimentos, además de ayudar en el cuidado de la salud de nuestra boca y dientes.

Para evitar la falta de saliva y por tanto la sequedad bucal, el consejo más importante es mantener la boca hidratada a través del consumo habitual de agua y de alimentos que contengan altas dosis de líquidos. Asimismo, cuidar nuestra manera de masticar es otra manera de evitar la sequedad, ya que exprimiremos al máximo el líquido de los alimentos.

Se deben evitar algunas cosas como el tabaco, el alcohol o el café debido a que son causa directa de deshidratación bucal. Otros alimentos, como las galletas o los frutos secos, también provocarán en nuestra boca una falta de saliva, por lo que evitaremos consumirlos entre horas. Si aún así quieres hacerlo,  puedes complementarlos con una infusión: de esta manera evitarás la falta de salivación.