fbpx

Cómo limpiar tu ortodoncia

Si llevas una férula o aparato dental, sabrás, probablemente por la insistencia de tu dentista (no te enfades con él, lo hace por tu bien), que la limpieza y el cuidado de tu férula u ortodoncia son básicos para su mantenimiento y para la salud de tus dientes y encías. Además de lavarte los dientes y tener tu caja para la ortodoncia, hay otros puntos a tener en cuenta para tener una boca sana, ya que las bacterias que viven en nuestros dientes y encías se traspasan con mucha facilidad a la ortodoncia.

1   El primer paso, es intuitivo. Se trata de limpiar nuestra férula o aparato del mismo modo que limpiamos nuestra dentadura. Podrás usar pasta de dientes o jabón. Eso sí, utiliza un cepillo distinto al que usas para lavarte los dientes, ¡No queremos traspasar bacterias!

2   Al menos una vez al mes has de introducir tu aparato o férula en un vaso con agua templada y una pastilla para la limpieza de ortodoncias (las encontrarás en cualquier farmacia). En su defecto podrás usar una pastilla de bicarbonato. Espera unos veinte minutos, aclara el aparato, y ¡Listo!

3   Cuando estés fuera de casa, no olvides enjuagar bien tu aparato con agua abundante, y siempre que le vayas a guardar de nuevo en su caja, secalo bien, la humedad no es nada buena.

4   Por último, no olvides limpiar la caja. Lo recomendable es limpiarla al menos una vez o dos por semana. En la caja se depositan las baterías bucales, ácaros, polvo y todo tipo de microorganismos que podrían traspasarse a la ortodoncia. Para limpiar la caja bastará con un cepillo y jabón. Utiliza el mismo que has usado para limpiar el aparato, u otro distinto, pero nunca el mismo que utilizas para lavarte los dientes.

Estos tips, que sólo requieren que alargues tu cepillado unos cinco o diez minutos más, te ayudarán a tener una higiene bucal mejor y evitar que la acumulación de gérmenes en tu ortodoncia desemboque en problemas como caries o acumulación de sarro.