El sol, el mar y la salud dental

El sol, el mar y la salud de tus dientes

¿De vuelta de las vacaciones? ¿O eres de los afortunados que las disfrutan en agosto? Tanto si vas a pasar unos días en algún destino con playa como si vuelves de ella, es importante que conozcas cómo pueden beneficiar el sol y el mar a tu salud dental.

En verano los días se hacen más largos y el tiempo de exposición solar aumenta. A esto hay que añadirle las escapadas veraniegas a la costa en las que mar (y la sal del mar) también adquieren protagonismo. Estos cambios ambientales tienen efectos en nuestra salud en general, y en la bucodental en particular.

Beneficios de la sal de mar

La propiedad cicatrizante de la sal, y en especial de la procedente del mar, es conocida popularmente. Cuando entra en contacto con nuestra boca, esta sal puede ayudar a curar pequeñas heridas o llagas. Sin embargo, existen otros beneficios que la sal del mar puede aportar a nuestra salud dental.

La sal puede ayudar a prevenir la aparición de caries. La acidez de los alimentos que ingerimos afecta al PH de la boca, facilitando la desmineralización del esmalte y favoreciendo que las bacterias se multipliquen. El efecto la sal contribuirá a que los niveles de acidez en la boca se regulen, gracias al intercambio iónico entre el sodio y el potasio. Además, ayuda a prevenir el mal aliento.

Los dientes y la vitamina D

El sol es el protagonista indiscutible de los días de verano. La energía que desprende y la vitamina D mejora nuestro estado de ánimo y refuerza nuestras defensas. Además, contribuye de forma indirecta a la salud de nuestros dientes.

El raquitismo o falta de vitamina D se puede deber a una malnutrición o una exposición limitada a la luz solar. Sus consecuencias principales afectan a la absorción de calcio por parte de nuestros huesos, que provoca un debilitamiento en los mismos. Está comprobado que la dentina registra anormalidades microscópicas en relación al desarrollo del diente, por lo que si existe una falta de vitamina D, nuestros dientes lo reflejarán.

Aquí en el sur tenemos la suerte de disfrutar del sol casi todos los días el año, por lo que es fácil beneficiarnos de esta vitamina. Sin embargo, no debemos olvidar las consecuencias negativas para nuestras piel de las largas exposiciones a la radiación solar. Así que si te vas de vacaciones a la playa, nuestra recomendación es la siguiente: utiliza una protección solar correcta, aplícala cada dos horas y disfruta de unos días de desconexión y paz en la costa. Tus dientes te lo agradecerán.