Falsos mitos sobre la salud dental que debes evitar

En esto de la salud dental hay que ser muy prudentes y confiar exclusivamente en los consejos de los profesionales. No te creas esos falsos mitos que circulan de boca en boca (y muchas veces, por cierto, bocas mal cuidadas), que carecen de toda base médica. Ojo con los oráculos del remedio casero, los foros de Internet sin filtro científico y los cuñados que tienen respuesta para todo. Muchas de esas opiniones superficiales afectan de manera negativa a tu salud bucodental, porque incitan a la dejadez, al mal hábito, al efecto placebo, o a todas esas cosas juntas. Aquí te destacamos cuatro de los errores más habituales que lamentablemente se suelen escuchar.

 

Mito 1. “Al dentista hay que ir cuando se sienta dolor”. Claramente esto es falso.

Al dentista se va para que no duela. De hecho, muchas caries pueden llegar a un avanzado estado sin presentar dolor alguno. Para evitar ingratas sorpresas, es de vital importancia realizar revisiones periódicas, cada seis meses por ejemplo.

 

Mito 2. “Poner una aspirina sobre la muela quita el dolor”. Actuando así estaríamos dañando la boca.

Como se trata de un compuesto ácido, puede afectar a las encías y otros tejidos bucales. Los expertos recuerdan que la aspirina proporciona alivio simplemente con tragarla, gracias a su efecto analgésico y antiinflamatorio.

 

Mito 3. “Cuanto más se froten los dientes en el cepillado más limpios quedarán”. Esta práctica puede ser contraproducente.

Si empleamos demasiada fuerza a la hora de cepillarnos, además de innecesario, provocaremos un desgaste, una abrasión de los dientes. El desgaste será aún mayor si utilizamos un cepillo de cerdas duras en vez de uno suave (otro mito, por cierto, el de los cepillos duros).

 

Mito 4. “Las limpiezas dentales rayan los dientes”. Error.

Una limpieza dental al año, llevada a cabo por un profesional, no sólo no raya nuestra dentadura, sino que es un tratamiento esencial para evitar la acumulación de sarro y placa entre los dientes. Así se podrán prevenir futuras enfermedades como la periodontitis.

 

Así que si no quieres estar expuesto a falsas prescripciones y confusas recetas, lo mejor es que acudas a nuestra clínica. Pide cita, nuestro equipo de expertos estará encantado de atenderte y asesorarte.