Esmalte dental

5 consejos para cuidar tu esmalte dental

El esmalte dental es lo que recubre la corona de los órganos dentarios. Su composición consta de un tipo de mineral de enorme dureza. De hecho, es el mineral más resistente del cuerpo humano y se encuentra también en los huesos. Su importancia en la función masticatoria es total ya que está en contacto tanto con la boca como con la dentina. Pero, ¿cómo cuidar el esmalte dental? Aquí te damos 5 consejos que harán que tu esmalte perdure en mejor estado.

1. Por supuesto, evita el tabaco

El tabaco no es bueno para nada en este mundo, es obvio. Dejarlo será una de las mejores decisiones que tomes en tu vida. Y en lo que respecta a la salud dental sus consecuencias también son muy nocivas. Uno de estos efectos está directamente relacionado con el esmalte, ya que las sustancias que contiene el tabaco penetran en él, desgastándolo y manchando la dentina.

2. Modera el consumo de azúcar

Las bebidas dulces y carbonatadas, así como las golosinas, no son beneficiosas por lo general para el esmalte dental. ¿A qué se debe esto? El azúcar, en combinación con las bacterias, contribuye a la formación de un ácido que puede desmineralizar el esmalte. Por este mismo motivo, los cítricos y cualquier producto ácido lo perjudican también.

3. Hidratar es bueno

Es recomendable ingerir mucha agua, así como alimentos que ayudan a neutralizar las bacterias, caso de la zanahoria o la manzana. Por otra parte, masticar chicle sin azúcar promueve la producción de saliva, lo cual es beneficioso para tu esmalte. El té verde sin azúcar también contiene flúor que cuida el esmalte dental.

4. Mejora tu nutrición

Tu organismo puede contribuir al un fortalecimiento del esmalte dental si te alimentas con los nutrientes y minerales necesarios. Estas sustancias se encuentran por ejemplo en verduras de hoja verde oscura, productos lácteos, alimentos ricos en proteínas… Y no lo olvides, para tu esmalte dental siempre será mejor el agua que las gaseosas o los zumos de frutas.

5. La higiene dental, lo más importante

Un cepillado después de cada comida es innegociable. Lávate los dientes detenidamente con un cepillo de cerdas suaves, ya que los cepillos duros pueden dañar el esmalte. Te recomendamos movimientos circulares para una mejor limpieza, y no olvides tampoco el hilo dental y el enjuague bucal.

Y por último, si te han dicho que las limpiezas dentales dañan el esmalte, no hagas caso, es un falso mito. De hecho, una limpieza periódica profesional te ayudará a prevenir su deterioro. Ven a Dental Bernabeu y comienza a cuidar tu esmalte. ¡Te esperamos en septiembre!